Category Archives: Investigació

María y yo

En el marc dels actes relacionats amb el Dia Mundial de l’Autisme (2 d’abril), a Girona, el divendres 25 de març es va projectar a l’Auditori de la Caixa la pel·lícula “María y yo” (2010), un documental de Félix Fernàndez de Castro basat en el còmic del mateix títol del dibuixant Miguel Gallardo. + info: trailer i fitxa tècnica de la pel·lícula.L’acte va culminar amb un sorteig benèfic entre els assistents del quadre “El naixement de l’autisme” de Joana Burset.

Continue Reading →

Marta Minguella, pedagoga musical

Gràcies a Sara Serra Martí per haver-me informat de l’entrevista a Marta Minguella en el programa Singulars  del Canal 33 del 14/06/2010.

Marta Minguella (Barcelona, n. 24/02/1945), Doctorada en Pedagogia musical pel Mozarteum de Salzburg i en Psicopedagogia per la Universitat de Sevilla, ha estudiat Musicologia, piano, guitarra, acordió…

Els dits són els portadors, però el que ha de tocar és el cor, el que ha de tocar és l’ànima (ComRàdio)

Continue Reading →

CiDd 2010

  Entre el 3 y 6 de febrero, en Girona se ha desarrollado el segundo Congreso Internacional de Didácticas (CiDd) que en esta edición se centraba en torno a la actividad docente en sus tres ámbitos de acción: intervención, innovación e investigación. + info  

Continue Reading →

Divertim-nos*

  Els autors d’aquest spot creuen que la manera més fàcil de canviar positivament el comportament de la gent és que s’ho passi bé fent les coses.  

Continue Reading →

El preu del silenci

Artículo de Raúl Minchinela, publicado el 21 de diciembre de 2005 en “Culturas” núm. 183 de La Vanguardia.

SILENCIO MUSICAL. El silencio no es sólo la ausencia de sonido. Es también un apreciado recurso musical con precio de venda en algunas ocasiones. Hay quin se plantea incluso si el silencio, como tal, se puede situar bajo la protección de las leyes de la propiedad.

En 1968, el compositor italiano Luciano Berio estrenó su obra Sinfonía, una pieza-mixtura para orquesta y voces amplificadas que, sobre una pieza de Mahler, colocaba extractos de obras célebres construyendo un collage que recorría la historia de la música, desde Bach a Stockhausen. Además de su composición, la obra es un referente por su esencia: en oposición a la tradición modernista, Sinfonía propone que todos los materiales de la música, incluida su historia reciente, están a disposición del compositor. El collage de extractos de piezas musicales existentes ha prosperado con éxito hasta nuestros días, pero sólo se han encajado melodías.

En un sitio de internet [+ info] se encuentra una pieza que está compuesta enlazando las pausas de canciones pop famosas, con éxitos de Elvis Presley, Breeders o los Smiths. Lo que parece un silencio constante es, en realidad, una secuencia de interrupciones que nos deberían sonar familiares. Para faciliar la experiencia, un rótulo nos dice en cada momento qué silencio estamos escuchando.

(…)

El silencio tomó presencia propia en el mundo académico a partir de la pieza 4′33 de John Cage, todo un clásico estrenado en 1952. En su encarnación original, la obra consiste en un solista que entra en escena, saluda al público, se sienta al piano, sube la tapa, coloca las manos en los muslos y lee la partitura ante la atenta mirada del público. El pentagrama, habitualmente punteado con corcheas y semifusas, únicamente tiene silencios. Es diferente de un pentagrama en blanco, porque el tiempo está meticulosamente medido: no es una pieza que se improvise. El pianista baja la tapa al finalizar cada uno de los tres movimientos de la pieza. 4′33 defiende que la música no es sólo cuestión de ritmo y armonía, e incluye al propio público, con sus toses y sus movimientos, como parte de la experiencia sonora.

[youtube width="425" height="355"]http://www.youtube.com/watch?v=klVrpcACVco[/youtube]

Cuarenta años después de aquel estreno, el grupo musical The Planets presentaba su disco Classical Graffiti, con piezas clásicas arregladas al estilo pop, en la tradición de Luís Cobos. Para separar las piezas más acústicas de las más arregladas, Mike Batt, creador del proyecto, decidió que la pista 13 del disco fuera un minuto de silencio, una pausa para oxigenar al oyente antes de cambiar de registro sonoro. Como corte numerado, fue titulado en la carátula, bajo el descriptivo nombre de “El silencio de un minuto”, y lo acreditaron como Batt/Cage, en un evidente guiño a 4′33. Lo que pretendía ser una sonrisa cómplice se convirtió en una pesadilla: los herederos del John Cage demandaron a Batt y The Planets por plagio. Los dos silencios eran, según los abogados, el mismo. (…) Finalmente, la justicia no decretó si el silencio se puede registrar como propiedad privada, una postura que inquieta a los amantes de la paz y a quienes aún defienden que los pequeños placeres de la vida son gratis. Antes de llegar a juicio, Batt llegó a un acuerdo extrajudicial con los herederos de Cage, en una cantidad que el Daily Telegraph estimó en nada menos que 150.000 euros. Mientras el clásico de Berio sigue interpretándose usando notas de sus colegas, quedarnos callados puede resultar mucho más caro. Con razón se dice que el silencio es oro.